El Marés o Calcarenita es una piedra muy conocida en la construcción de las islas Baleares y compuesta casi totalmente por restos del fondo marino. Hasta la aparición del cemento a mediados del siglo XX, esta piedra ha sido el material dominante en las construcciones de las islas.

Dicho material tiene una gran capacidad de conservación y queda demostrado en ejemplos como La Catedral de Mallorca, El Castillo de Bellver, El Palacio de Almudaina, entre otras construcciones emblemáticas Mallorca.

El Marés es fácilmente manipulable pero vulnerable a la humedad y erosión por lo que antiguamente se cubría con gruesas capas de cal para protegerlo. En la actualidad la rehabilitación de esta piedra, implica un proceso de raspado para recuperar su original textura y colores característicos.