El 2015 fue un año de crecimiento, tendencia que ya se vislumbraba el año anterior y que continúa en el 2016 y 2017. La clientela internacional, a la que se le han sumado recientemente compradores franceses y americanos, solicita en su mayoría propiedades de lujo. “Comprobamos que los clientes exigentes conceden valor a una calidad de construcción superior y a menudo fijan las nuevas construcciones en ubicaciones excelentes”, explica Luis Heymann, gerente del Grupo Finest Selection con sede en Palma. Como siempre, el sudoeste pertenece a las regiones más populares. Allí, las propiedades de lujo alcanzan precios de venta a partir de los 5 millones de euros, comenta Heymann.

Los precios del terreno desempeñan un papel especialmente relevante en el sector de la construcción de nuevas edificaciones. El margen de precios en el sudoeste mallorquín oscila entre 5.240 euros por terreno con menos de 1.000 metros cuadrados hasta 8.450 euros por terreno con más de 10.000 metros cuadrados. Para los inversores los costes por las vistas al mar son especialmente interesantes. Una vista despejada a la costa mediterránea en Mallorca cuesta de media un 20% más que una vivienda similar sin esta característica. En la demandada región costera de Calvià y Andratx, se aplica el recargo “Vistas al mar-Plus”, cifra que puede aumentar en un 46%.

Lógicamente, también se valoran en gran medida las obras del interior de las edificaciones. Famosos diseñadores de interiores se han establecido en la isla y cuentan con una clientela internacional.